¿Cómo felicitar por su cumpleaños a un galgo?

¿Cómo felicitar por su cumpleaños a un galgo?
Lucas y Lola

FELICIDADES!!!. MIS CHICAS.

UFFF, GUAU,UGRR, GUAUUU.

Son mis chicas, Violeta y Shayk ó Shayk y Violeta, ¿Cual es Cual?, son hermanas claro está.

Yo soy Lucas el del centro, atento a la cámara , pero mis dos chicas un poco dispersas cuando nos estaban diciendo: ¡Atentos, aquí, mirando!.

Pero ellas son así, divertidas, juguetonas, inquietas, curiosas, pero pacientes conmigo que ya tengo una edad.

Son dos hembritas de galgo que en estos días, según aparece en su cartilla cumplen dos años.

Los que seguís mi blog, ya lo sabéis y para los que no nos conocéis, ellas llegaron con 5 meses a su familia. Salen conmigo por las mañanas, pero Shayk vive con Pilar, su amita y Violeta conmigo.

Pobrecitas, con 3 meses ya supieron lo que era ser un perro abandonado, la crueldad del ser humano con animales indefensos no tiene límites.

Pero tuvieron suerte, nosotros con ellas también, llevo saliendo con ellas casi desde que llegaron.

Lo cierto es que me dan vida con los largos paseos que damos, ellas pendientes de todo lo que ocurre a su alrededor y yo tratando de seguir el paso, “SU PASO”. (Son dos galguitas).

De vez en cuando, paramos, se mordisquean, juegan con mordisquitos suaves, siempre respetándome, claro, no estoy para que me den un empujón y malogren mis patas, no podría volver a salir con ellas.

Se han convertido en dos hembras de galgo preciosas, con un porte elegante al andar, sus carreras son envidiables, únicas en el parque, ningún perro podemos seguirlas, yo por edad se entiende, pero los demás, por una razón o por otra, no pueden seguirlas, yo las envidio y las admiro, aunque he de confesar que me gustaría ser joven otra vez y disfrutar con ellas corriendo.

Ellas son adoptadas, yo recogido con 3 semanas, ya no recuerdo casi a mi madre y hermanos, ¡Menos mal que ha quedado escrito en mi blog!.

Han pasado muchos años desde que yo llegué, pero lo que si he observado es que los animales adoptados son cada vez más, siempre he manifestado en mis relatos que lo importante es la educación y concienciación de los niños, ellos se convierten en los adultos que luego son los voluntarios de las protectoras. Son aquellos que pasean a los perros de los refugios, los que visitan las perreras y sacan perros próximos a sacrificio, ¡¡¡todavía existe SACRIFICIO DE INDEFENSOS!!!.

Ellos son los que difunden en redes sociales animales que necesitan ayuda, viajar de una zona a otra, ser rescatados, son los miembros de la sociedad que junto con los que ya existían, luchan con sangre renovada por la defensa de los animales.

Ellas dos, mis dos galguitas, no fueron galgos expuestos a sacrificio, a pesar de estar como estaban en la perrera de “La Fortuna”, (afortunadamente en la Comunidad de Madrid ya no se realiza), pero fueron tres galgos indefensos de 3 meses abandonados a su suerte en la M-30 de Madrid, ¿Os imagináis?, qué horror, pobrecitos, la muerte era segura. ¿ Puede haber mayor crueldad?. Por desgracia si la hay, me llena profundamente de tristeza.

Pero la ocasión no es para la tristeza, es para la alegría, es para mirar hacia adelante con la mirada puesta en mis dos chicas, en mis dos “HEMBRAS DE GALGO MARAVILLOSAS”, que es en lo que se han convertido.

Ellas son el ejemplo del trabajo de mucha gente que hay detrás luchando por el bienestar de los animales, por su dignidad, por la concienciación de la sociedad con respecto al abandono, el maltrato y la barbarie humana.

Ellas son el resultado del trabajo también de la policía municipal, responsable de su rescate, de la protectora de donde proceden ACUNR y en definitiva del progreso de una sociedad que cada vez más se preocupa por los animales.

Hace unos años vuestro destino quizá hubiese sido otro peor, pero la suerte y el destino quisieron que llegaseis hasta nosotros mediante una adopción.

Mi mayor regalo son estas palabras de agradecimiento por permitirme disfrutar de vuestra compañía en nuestros paseos cada día.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!. (Felicitación extendida también a Zarco).